Twitter Facebook
Entrar o Registrarse
desc

Si no tienes cuenta, Regístrate. O entra con tu cuenta de Conectar con tu cuenta de Facebook o Conectar con tu cuenta de Google

La polilla en la Casa del Humo

La polilla en la Casa del Humo
López, Guillem Aristas Martínez 2016
712 visitas

Bienvenidos al pozo, una caverna insondable con mil galerías y túneles, fortalezas pétreas cerca de la superficie y barrios profundos de nichos cavados en la roca. Este es el escenario, brutal y despiadado, en el que habita Veintiuno, un joven que pasa las horas envuelto en una nube de bok en la casa del humo, desde donde interpreta sus posibles destinos: entregar su cuerpo al dios de la mecánica y ser útil en una excavación sin fin, convertirse en un paria o, finalmente, ascender a través de los bajos fondos, pero deberá pagar un alto precio por medrar.





Baja fantasía     

Compartir en facebook La polilla en la Casa del Humo
Compartir en Google+



  • Corazón de piedra: Hecatombe
  • Los guerreros de Dios
  • Tempus fugit
  • Otros reinos
  • Submania
  • El cerrojo del mundo está en Butteler
  • Víbora
  • Muerte en la noche
  • Armada

5.0

Votos: 1
Ficción Científica
Ficción Científica

Ha valorado La polilla en la Casa del Humo con una puntuación de 5 sobre 5

06/05/2016

Ficción Científica
Ficción Científica

La polilla en la Casa del Humo

Este es un libro curioso, el protagonista no nos va caer bien, es un autentico canalla. Todos en el libro son unos canallas.

Es la vida de Veintiuno, que vive en el pozo, una mina sin comparación  en las que los obreros viven en su interior. Veintiuno no quiere trabajar, dice a su padre y hermanos que está trabajando pero se dedica a fumar pipas en la casa del humo. Lo que Veintiuno no quiere es que lo conviertan en un adulto, los adultos son mecanizados al honor del Dios de la  Mecánica. Una ceremonia donde partes de su cuerpo son sustituidas por partes cyborg. El quiere vivir una vida mejor, y la oportunidad se la da su hermana…

Todo en el libro es sucio, Veintiuno, su hermana Ancas, Tocho, Ñam, unos más que otros, pero todos son delincuentes. El libro se alimenta de ellos. El libro es un canto a la marginación.

Secundarios de lujo están los que controlan la mina, el prefecto, los monjes y el hampa, me gusta esa mirada hacia la cima de la pirámide. Pero los secundarios apenan salen, solo los del hampa que son los que ascienden a  Veintiuno y luego los monjes, pero los monjes salen poco.

El único problema que he encontrado es que no me dicen que le ha pasado a Tocho, desaparece al principio de la novela y vuelve a salir al final de ella, pero no dice en ningún momento que ha sido de él. Donde se ha metido.

El libro en general está  muy bien, no puedes identificarte con ningún protagonista, pero si puedes ver cómo se desarrollan, como pretenden salir. No estoy muy acostumbrado a estos libros pero este me ha gustado mucho. Está muy bien escrito.

06/05/2016