Twitter Facebook
Entrar o Registrarse
desc

Si no tienes cuenta, Regístrate. O entra con tu cuenta de Conectar con tu cuenta de Facebook o Conectar con tu cuenta de Google

En el centro de la tierra

En el centro de la tierra
Burroughs, Edgar Rice Costas de Carcosa 2016
578 visitas

Con la novela At the Earth’s Core (1914), el autor Edgar Rice Burroughs daría comienzo a una de sus sagas de mayor éxito, junto con las de Tarzán y John Carter. En la saga de Pellucidar, que Costas de Carcosa tiene previsto publicar íntegra y con todos sus interiores originales, Burroughs nos presenta una tierra hueca poblada de toda clase monstruos prehistóricos, al estilo de Jules Verne, pero obviando las explicaciones científicas y centrándose en la pura aventura.

A este fabuloso mundo interior de Pellucidar, situado en el centro de la Tierra, llegarán por puro accidente David Innes y el profesor Abner Perry, mientras prueban un prototipo experimental desarrollado para la minería. Una vez allí, no podrán creer lo que ven sus ojos.



Saga: Pellucidar - 1

Baja fantasía     Pulp     

Compartir en facebook En el centro de la tierra
Compartir en Google+



  • Los abisales
  • Yinn: Ten cuidado con lo que deseas
  • Aguas Turbulentas
  • El evangelio según Loki
  • Melodía en verde
  • El cerebro supremo de Marte
  • Las lentes fragmentadas
  • La muerte es de metal
  • Laberinto Tennen

4.0

Votos: 1
Ficción Científica
Ficción Científica

Ha valorado En el centro de la tierra con una puntuación de 4 sobre 5

19/02/2016

Ficción Científica
Ficción Científica

En el centro de la tierra

 

Aquí me vais a permitir que ejerza un poco de abuelo cebolleta y os cuente una historia de mi adolescencia, la culpa de todo esto lo tuvo la revista Fantaciencia, revista que para mí era lo más de lo más, bueno pues había un número que hablaba de los mundos perdidos, en este número contaba la historia de Pellucidar, el mundo subterráneo habitado por seres antediluvianos y varias razas inteligentes. Esta historia me pudo, me pase años y años pensando en este mundo.

Y como unos treinta años después por fin he leído la primera historia de Pellucidar. Hace tiempo leí una reseña donde decía básicamente que el tiempo había tratado muy mal a la novela, cosa en la que yo discrepo mucho.

Os cuento de qué va la novela, David Innes y el profesor Perry quieren probar un prototipo de lo que ellos llaman el “topo de hierro”, un vehículo excavadora que les permitirá moverse por las profundidades de la Tierra, pero el prototipo falla y cuando empiezan a cavar no pueden cambiar de dirección, así que se dirigen hacían el centro de La Tierra sin esperanzas de sobrevivir, pero La Tierra está hueca, y acaban saliendo a ese otro planeta dentro de nuestro planeta, Pellucidar, un planeta lleno de criaturas prehistóricas, todas juntas,  los Mahar los seres que controlan esta zona, parecidos a pterodáctilos, unos humanos con un nivel tecnológico cavernícola, y muchas cosas más. David y Perry tendrán que sobrevivir e intentar acabar con el control Mahar.

Vamos a ver, entiendo que la parte científica de la historia brilla por su ausencia, pero no lo considero una aventura donde esta parte deba ser importante, es una historia de aventuras fantásticas. Los personajes son planos, pues si, pero es que no podemos pedir demasiado a este autor. La historia está bien llevada, consigue que nos divirtamos leyéndola pues me parece magnífico.

Además de esto me ha parecido divertido ver que trozos de la novela se parecen a trozos de novelas posteriores, no sé si estás conclusiones son ciertas, pero es divertido plantearlas.

En un momento dado un personaje le cuenta al protagonista su idea de que es Pellucidar, según él su tierra flota en un mar de fuego, y en los extremos de esta tierra hay un muro enorme, más o menos como en Mundo Anillo, pero sin el fuego, publicada en 1970.

Pellucidar está en el centro de La Tierra por lo que es una esfera, los mares se levantan en el horizonte, como en Mundo Anillo y Cita con Rama de 1972.

Hay un momento en el que David se enfrenta a un dragón, aunque en realidad es una especie de pterodáctilo raro, lo abate con una flecha en el pecho, Tolkien abatió de una manera similar a Smaug en el hobbit.

En fin, que estoy de acuerdo con que la novela no tiene una base científica, que los personajes son planos, que tiene tintes machistas, que el personaje se enamora de la chica hablando con ella un rato, pero… me ha encantado.

19/02/2016